....

viernes, 15 de abril de 2011

A sus pies


Un día un fariseo invitó a Jesús a cenar en su casa. Jesús entró en la casa y se reclinó a la mesa. Pronto una mujer de vida mala entró a la casa trayendo un frasco de perfume. Cuando la mujer se acercó a Jesús empezó a llorar. Lloró tanto que sus lágrimas mojaron los pies de Jesús. Entonces la mujer los secó con su cabello y los besó. Después derramó el perfume que traía sobre los pies de Jesús.
(San Lucas 7:37)

El quebrantamiento del alabastro, no es más ni menos que el del corazón.-

Si es quebrado el alabastro, se libera el perfume puro, y hay muchos que prefieren que el frasco no se rompa porque tiene mucho valor. Hay cristianos que cuidan lo exterior, pero se olvidan que el secreto está en liberar el interior porque allí está lo mejor del hombre. No cuidemos más el envase, no seamos coleccionistas; dejemos que fluya el espíritu para dar paso al de Dios

¿Alguna vez te has preguntado que clase de perfume saldrá de tu interior?

A ella no le importo nada, las criticas o el valor del perfume ella solo sintio la necesidado de derramar el perfume a los pies de Jesus, que era lo mas valioso que poseia, reconociendo que el era el mas importante en su vida.
Derramemos nuestro perfume a sus pies y exalemos el perfume del Espiritu Santo!!!

Seguir al Señor Jesus es la mejor elección.-

Rendirnos a diario a Él es la mejor postura.-

Y esperar al Amado con un ambiente agradable es el mejor momento.-

¡Siéntate a sus pies!

2 comentarios:

  1. He leído muchas cosas sobre este pasaje, el tuyo es el que más me ha gustado. Así es, derramemos toda nuestra ansiedad en el Amado, hablemos a El desde lo más profundo del corazón, si El todo lo conoce de nosotros, no hay nada que ocultar. Dejemos que Su Santo Espíritu obre en nosotros, no nos resistamos más a El. Muchas bendiciones!
    te invito a mi blog: www.hermanoslibresdepecado.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. WAOOOOOO QUE BENDICION!!! ESTO QUE TU HAS COMPARTIDOOO .. -_- !SEÑOR QUE ESTO SE VUELVA UNA REALIDAD EN MI VIDA!

    ResponderEliminar